Mago en París

Para mí, mago es, sobre todo, compartir una pasión.
Más que enseñar cosas, el mago debe jugar con las emociones del público. La risa, la poesía, la sorpresa... que ambos compartimos.

Comencé a trabajar profesionalmente como mago hace más de 12 años y mi amor por los viajes me ha animado hacer representaciones en el extranjero. Presenté mi trabajo en más de 20 países.

Benoît Rosemont, el mago-mentalista
Benedicto XVI en contacto con el mago
Mago y mentalista en París - Benoît Rosemont
Magia de cerca
Magia de escenario
Esculptor de globos
Version Française English version Русская версия

Ver el mapa de la web